“La actividad seguirá creciendo, pero continuaremos sin mejorar…”

Leer versión en PDF.

CETM Cisternas agrupa a más de un centenar de empresas con casi 4.500 cisternas. Su presidente nos habla sobre el presente y el futuro de esta especialidad.
 
¿Qué balance hace del ejercicio que acaba de concluir?
Ha sido notablemente mejor que el de años anteriores en carga de trabajo y facturación, pero el aumento de los costes (gasóleo, seguros, peajes, etc.), la reducción de la productividad por motivos que se explican más adelante, y la presión de los cargadores sobre los precios no dejan margen para que las empresas obtengan beneficios.
 
¿Cuáles son las previsiones para este año?
Desgraciadamente, creo que la actividad seguirá creciendo, pero que los transportistas continuaremos sin mejorar nuestras cuentas de resultados.
 
Durante el VI Congreso Nacional de Empresarios de Transporte en Cisternas se habló sobre el progresivo descenso de la rentabilidad en esta especialidad. ¿Cómo se puede atajar esta tendencia?
Es imprescindible disminuir los tiempos de espera en las cargas y descargas, reducir y flexibilizar las restricciones al tráfico, rebajar la excesiva burocratización que hay materia de prevención de riesgos laborales y establecer un calendario de modificaciones normativas más pausadas y meditadas que cada dos años como obliga el ADR.
 
¿Cuál es la fórmula para frenar el progresivo deterioro del sector provocado por los tenders?
Los tenders son lo peor que le ha pasado al transporte de mercancías por carretera en mucho tiempo. Y lo digo no solo porque se fuerza el enfrentamiento entre transportistas para que nos entre el miedo y bajemos el precio todo lo posible, sino también porque los cargadores los manipulan a su antojo hasta conseguir su objetivo, que no es otro más que el precio más bajo, olvidándose de aspectos tan importante como la calidad de servicio o la seguridad.  
 
¿Cree que finalmente las 44 toneladas llegarán a este tipo de transporte?
Los cargadores no piensan en otra cosa que no sean las 44 toneladas y aprovechan cada oportunidad que tienen para presionar al Gobierno en este sentido. El problema es que el sector del transporte tiene muchos motivos para sospechar que su entrada en vigor no nos traerá nada positivo y si importantes aumentos de costes: más consumo, más gasto de ruedas, más mantenimiento, etc. Por lo tanto, o nos ofrecen garantías de mejoraras de importancia para nuestro sector, o los cargadores nos seguirán teniendo en frente en este asunto.
Y por otro lado, las 44 toneladas en el transporte en cisternas nos genera muchas dudas sobre el comportamiento en marcha de una mayor cantidad de mercancía, que al ser susceptible de desplazarse, puede reducir la adherencia y a la tracción de los vehículos, con su correspondientes riegos para la seguridad vial.
 
El transporte en cisternas exige una mayor especialización a los conductores, ¿cómo les está afectando la escasez de profesionales del volante?
El transporte en cisternas es un sector tremendamente profesionalizado y especializado, lo que hace que encontrar conductores profesionales cualificados sea todavía más difícil que en otras especialidades de transporte.
 
¿Qué otros retos deberá afrontar esta especialidad durante los próximos meses?
Estamos preocupados por el significativo aumento de empresas que están utilizando contenedores cisterna para el transporte terrestre de mercancías, superando la MMA autorizada para el transporte terrestre, lo que es, sin lugar a dudas, un claro ejemplo de competencia desleal.
También nos preocupa la inestabilidad de la economía catalana, que se está dejando sentir en el transporte con reducciones importantes de actividad y que espero se solucione lo antes posible.