Scania Serie R 520 con motor V8: Polivalencia y eficiencia | Prueba

El fabricante pone al día sus motorizaciones más emblemáticas y respetadas en el mundo del transporte: su V8. Se acerca a sus 50 años de vida y los resultados de esta prueba nos permiten augurar otros tantos más.

  • 1/9
  • 2/9
  • 3/9
  • 4/9
  • 5/9
  • 6/9
  • 7/9
  • 8/9
  • 9/9

Leer versión en PDF

En esta nueva generación de motores V8, Scania nos ofrece cuatro niveles de potencia, que van desde los 520 CV a los míticos 730 CV. Los dos niveles intermedios son de 580 CV y el último en incorporarse a la familia V8 es el 650 CV. Hemos tenido la oportunidad de poner a prueba el propulsor más pequeño de esta gama de 16 litros, que ofrece 20 CV más que el mayor de los DC 13 (500 CV), un propulsor que respondió excepcionalmente en nuestro circuito de pruebas.
 
Impresionante respuesta
En cuanto a la potencia, la entrega de este DC16 sobrepasa los 500 CV a 1.300 rpm y se estira hasta las 1.900 rpm para llegar a los 520 CV. Pero sin duda alguna en lo que realmente destaca es en la entrega de par: sus rivales no tienen nada que hacer frente a los 2.700 Nm. que entrega entre 1.000 y 1.400 rpm.
¿Qué busca Scania con este V8 con 520 CV? La respuesta es simple: pone en manos de los transportistas un motor polivalente. Con esto queremos decir que la empresa de transportes que opte por este modelo tendrá un dos en uno: podrá mover grandes cargas o realizar transportes más livianos manteniendo unos consumos más que ajustados, siempre por debajo de los 30 litros. Para conseguir esta dualidad, los ingenieros de Scania han tenido que hacer frente a los problemas de eficiencia térmica que presentan estas motorizaciones con mucho cubicaje y poca potencia (para tratarse de un motor de 16,4 litros). Scania hace frente a esta situación utilizando una la variante de ciclo Diesel, llamada Miller, que consiste en la variación de los tiempos de admisión. El motor V8 consigue aumentar su eficiencia térmica y la temperatura de gases para conseguir un perfecto funcionamiento del sistema SCR. El resto de potencias en esta nueva generación V8 sigue utilizando el ciclo puro diesel, ya que su eficiencia térmica no se ve comprometida.
 
Otra de las novedades que visualmente más nos llaman la atención es el equilibrio que han conseguido los ingenieros de la marca sueca entre las dos bancadas de cilindros. Ahora este motor V8 estrena un turbocompresor de geometría fija con el sistema de doble entrada (Twin Scroll) pero alimentado desde ambas direcciones. Con este nuevo turbocompresor, los gases de escape de los 8 cilindros son utilizados para hacer girar la turbina. El sistema de alimentación Common Rail también se rediseña y cambia de ubicación: el conducto común ahora se sitúa longitudinalmente en el centro del motor. Con esto se busca la simetría de presiones entre todos los cilindros de las dos bancadas.
Internamente lo más destacado es el control de temperaturas de los diferentes líquidos contenidos en el motor. La bomba de aceite está totalmente independizada de las revoluciones del motor y proporciona el flujo y la presión precisa en cada momento. Para el sistema de refrigeración, Scania utiliza una bomba de caudal variable y un sistema de motorización termostática variable que consigue que este nuevo motor trabaje a unos grados más caliente. El resto de sistemas auxiliares del motor también se ha actualizado. Tanto el compresor de aire como el de aceite sólo trabajan cuando es necesario, con ello se consigue, según el fabricante, bajar el consumo de combustible en un 0,5%. Por último hay que destacar que Scania ha conseguido cumplir la norma Euro 6 en este propulsor de 520 cv y 2.700 Nm sin necesidad de montar un sistema de recirculación de gases.
 
Mejoras en el control de crucero predictivo
Para la transmisión de la potencia, Scania monta su caja de cambios automatizada modelo GRS905R de 12+2. En ella disponemos de los modos de conducción: económico, estándar y potencia (durante toda la prueba hemos utilizado siempre el modo económico). Esta caja de cambios Opticruiser, gracias a su software, es capaz de obtener lo mejor de este motor V8 de nueva generación.
Este renovado R 520 incorpora todos los sistemas actuales de navegación asistida ofrecidos por Scania. El CCAP es su control de crucero predictivo. Prueba tras prueba no dejan de sorprendernos las mejoras que efectúa el fabricante sueco en este sistema de ayuda. Ahora abre la opción para que el conductor tenga más control de los límites de velocidad del sistema. Con esta nueva actualización, el modo estándar de conducción pasa a un límite inferior de velocidad (-2%) y para el modo económico ahora es del -8%.
El desarrollo final de grupo trasero es de 2.59, uno de los más utilizadas por Scania para este tipo de vehículos enfocados a la transporte de larga distancia.
 
Un lugar de trabajo perfecto
Tan importante es tener una buena cadena cinemática como disponer de una cabina amplia y bien equipada. Scania hace doblete con este V8 520 cv. El modelo elegido por el fabricante sueco para realizar esta prueba cuenta con una cabina Highline de la nueva Serie R. Para acceder a su interior, a diferencia de la S, elimina un peldaño.
La altura libre medida desde el puesto del conductor es de 2.070 mm. Si esta la realizamos desde el túnel motor, la diferencia es de 150 mm menos. Esto no tiene mayor importancia, ya que seguimos disponiendo de una altura libre de 1.915 mm. El puesto de conducción tanto en la nueva Serie R como en la S es de los mejores que encontramos actualmente en el mercado. Si a esto le añadimos el acabado más alto de la gama (Premium), nos encontramos en un lugar de trabajo perfecto.
Los detalles interiores tienen calidades propias de un turismo de lujo: volante de 450 mm de diámetro, en cuero negro con costuras rojas y guarnecido metálico, cuadro de instrumentos con pantalla en color de 7 pulgadas (equipado con ordenador de a bordo) y equipo de infoentretenimiento con pantalla de 7 pulgadas que incorpora el navegador. El asiento del conductor hace juego con el volante y está tapizado en piel con ribete rojo en las costuras. No podía faltar el distintivo de exclusividad V8 grabado en su reposacabezas. La única litera disponible en es de 2.000 mm de largo por 1.000 mm de ancho en su parte central. Existen varias opciones para equipar la parte inferior. En el vehículo de prueba encontramos una distribución al 50% entre un cajón arcón y una nevera de 36,7 litros de capacidad.
Otro de los puntos fuertes del interior de esta cabina es la capacidad de almacenamiento de enseres y efectos personales. Bajo la litera destacar las bandejas que incorpora Scania y optimiza este espacio.
 
Los armarios superiores tanto de la parte delantera como la trasera, al no disponer de una segunda litera, son amplios y con acabados de excelente calidad. Su volumen es de 235 litros en los delanteros y 300 litros en los traseros.
Exteriormente la cabina ya ha pasado su prueba de fuego entre los profesionales del sector, que han aplaudido un diseño que destila gran personalidad. En esta prueba vuelve a quedar patente que la aerodinámica de estas nuevas cabinas es una pieza clave para minimizar el consumo.
 
Eficiencia y ahorro
Este camión con motor V8 de 16,4 litros y 520 CV que tira por tierra la dicho de “más motor, más consumo”. Poco le ha faltado a este nuevo DC16 para batir a su rival más directo dentro de su propia casa. En nuestro recorrido de pruebas (455 Km), tan solo ha consumido 2,71 litros más que DC13 de 500 CV (diferencia en el surtidor).Con este nuevo V8 podemos tener un dos en uno: un motor eficiente y ahorrador, y para ocasiones especiales además disponemos de una reserva extra de par.
 
A favor
Equipamiento interior.
Consumo de combustible.
Motor V8.
 
En Contra
Ligeros silbidos aerodinámicos.
Parasol no está al nivel del resto de acabados.

Manuel Rujas
Jefe de Pruebas de Camiones