Peajes: FENADISMER lamenta que el Gobierno haya claudicado ante Cataluña

Hace unas semanas se confirmaba que se restringiría la circulación de camiones de 4 o más ejes por las provincias de Tarragona, Lleida y el Sur de Barcelona, mediante la prohibición de su circulación por las carreteras nacionales N-340 y N-232, y obligándoles en consecuencia a circular por las autopistas de peaje AP-7 y AP-2.

FENADISMER solicitó el establecimiento de un plan de desvíos voluntarios a las citadas autopistas, pero el ministerio de Fomento ha ignorado esta sugerencia y desde el pasado 2 de septiembre obliga a los camiones a circular por diversos tramos de estas autovías de peaje, con bonificaciones que oscilan entre el 42% y el 50% según los tramos.

[N-340 y N-240: Conoce los tramos prohibidos para camiones]
 
Desde la Federación consideran una “claudicación” del actual Gobierno ante las pretensiones del Gobierno de Cataluña, y además una gravísima discriminación hacia los transportistas frente al resto de conductores de vehículos ligeros y turismos, ya que para éstos se establece un plan de desvíos voluntarios con bonificaciones del 100% por utilizar la autopista, y en el caso de los transportistas el desvío será obligatorio y con bonificaciones parciales.