Los países que implantaron el salario mínimo, sin castigo… de momento

La Comisión Europea ha paralizado los procedimientos de infracción contra Alemania, Francia y Austria por su regulación del salario mínimo.

Tras la aprobación en 2015 por el Gobierno alemán de la regulación sobre el cumplimiento del salario mínimo a los transportistas  extranjeros que se desplacen al país germano, la Comisión Europea procedió a la apertura de un procedimiento de infracción contra dicho país por presunta incompatibilidad con la legislación comunitaria, al considerar que la aplicación de la normativa sobre el salario mínimo a todas las operaciones de transporte tanto de ámbito nacional (cabotaje) como internacional supone una restricción a la libre prestación de servicios y a la libre circulación de mercancías, y asimismo que la exigencia de determinados trámites burocráticos exclusivamente en idioma alemán puede implicar barreras administrativas desproporcionadas que impide el funcionamiento adecuado del mercado interno europeo.
Posteriormente, tras la aprobación en 2016 de la regulación francesa sobre salario  mínimo y en 2017 de la regulación austríaca, la Comisión Europea hizo extensivo tal procedimiento de infracción contra ambos países.
 
El pasado mes de julio un grupo de europarlamentarios, principalmente de países del Este de Europa, solicitaron a la Comisión Europea la agilización en la tramitación de dichos procedimientos infractores, sin embargo la Comisaria Europea, Violeta Bulc, ha confirmado recientemente que se encuentran suspendidos como consecuencia del estado de tramitación del nuevo Paquete Legislativo de Movilidad, el cual contempla, entre otras modificaciones, una regulación específica sobre el salario mínimo para el sector del transporte por carretera, según ha informado Fenadismer.