N-340 y N-240: Caos en el primer día de aplicación del desvío obligatorio

Como han establecido las restricciones aprobadas tanto por la Dirección General de Tráfico como por el Servicio de Tránsito de Cataluña, los camiones son obligados a circular por las autopistas de peaje AP-7 y AP-2, afectando a la circulación diaria de más de 4000 camiones adicionalmente al número similar de camiones que ya transitaban por dichas autopistas.

Ello ha ocasionado en el primer de puesta en marcha de los citados desvíos, gravísimos problemas de sobresaturación de aparcamiento en las dos únicas áreas de descanso existentes en la autopista AP-7, en concreto la de la Ribera y la del Baix Ebre,  dificultando que los transportistas puedan realizar los descansos que por ley están obligados a hacer cada 4 horas, según denuncia Fenadismer.

[El transporte no descarta parar ante ''una Euroviñeta encubierta'']

Precipitación y nula información
Asimismo critica la precipitación y casi nula difusión de las restricciones aprobadas, ya que la prohibición de circulación a camiones por ambas carreteras nacionales entró en vigor a las 24 horas de su publicación en el BOE, y en fin de semana, lo que ha pillado desprevenidos a un importante número de transportistas, tanto españoles como extranjeros, que utilizan dichas vías para las conexiones entre el Centro y el Este peninsular con Cataluña y el resto de Europa.