”El problema no es el diésel”

La asociación de fabricantes de vehículos en España considera que las manifestaciones políticas en contra del diésel, en general, “no responden a la realidad actual de esta tecnología y son perjudiciales, tanto para las ventas y para los consumidores como para la consolidación y transformación tecnológica de las fábricas españolas y su liderazgo mundial”.

El problema no es el diésel. Son los coches viejos que circulan por nuestras carreteras”, destaca Mario Armero, vicepresidente ejecutivo de ANFAC. Desde la asociación recuerdan que los vehículos nuevos diésel emiten hasta un 84% menos de emisiones contaminantes NOx y un 90% menos de partículas que los automóviles de más de 15 años de antigüedad.
 
En este sentido, ANFAC pide prudencia, ponderación y diálogo al Gobierno además de un enfoque integral para el sector de la automoción que recoja una fiscalidad nueva y más verde que fomente la renovación del parque; la armonización de las políticas de movilidad en todo el territorio español; el fomento del vehículo cero y bajas emisiones y el apoyo a las inversiones productivas, tecnológicas y de calado industrial.